La cruz, único camino de la santidad


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

No ay otro camino de salvación y santidad que la cruz, que la inmolación absoluta por la humildad, el olvido de sí mismo y el sacrificio. Esta cruz para cada alma es distinta, personal e intransferible; cargue con entusiasmo y constancia su cruz, alentado por el clamor de las almas alejadas de Cristo; cargue esa cruz, la suya, la que Dios benignamente le ha entregado para acompañarle camino del Calvario; porque en esa cruz encontrará su santidad, su felicidad y la salvación de tantas almas, que sólo usted podrá salvar.