Cristo nos pide ayuda


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Mejor que mirar lo que te falta es alzar la mirada hacia la soberana belleza
de ese Cristo a quien amas y sigues y a la hermosura del fruto que
tendrá tu vida si la entregas totalmente a realizar los planes del
Movimiento.

¡Que maravilloso es saber que Cristo nos pide ayuda y espera algo de
nosotros! Pero también, ¡qué responsabilidad tan grande! Por tanto,
sigue poniendo en marcha, en movimiento, todo tu interés, todo tu
entusiasmo y amor a Cristo, y empieza a hacer una realidad en tu vida
diaria, esa entrega sin límites a la que aspiras: que cada día seas más
fuerte espiritualmente, más decidida ante el sacrificio, más llena de
esas iniciativas que dentro de nosotros sabe suscitar nuestro amor a
Cristo. Sí, es verdad, "querer es poder", y si quieres, tu poder será
inmenso, si no luchas sola y sabes comprender que cuentas con la fuerza
de Cristo para realizar tus aspiraciones de entrega.