¿Cristo es sacrificado realmente en cada misa?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

¿Cristo es sacrificado realmente en cada misa?

La doctrina de la Iglesia nos dice que hay identidad y diferencia entre el sacrificio de Cristo en la cruz y cada Eucaristía. Identidad, porque es la misma persona de Cristo la que se ofrece y porque es el mismo Cristo, en la persona del sacerdote, el que se ofrece al Padre. Pero existe una real diferencia, porque el sacrificio de Cristo en la cruz fue uno sólo, y se realizó históricamente hace casi dos mil años, sin embargo el sacrificio que se realiza en la misa es sacramental, es decir, que actualiza las gracias recibidas por el sacrificio de Cristo más no por eso vuelve a crucificar físicamente a Cristo. En el Catecismo leemos esto: “La Eucaristía es, pues, un sacrificio porque representa (= hace presente) el sacrificio de la cruz, porque es su memorial y aplica su fruto: ‘(Cristo), nuestro Dios y Señor, se ofreció a Dios Padre una vez por todas, muriendo como intercesor sobre el altar de la cruz, a fin de realizar para ellos (los hombres) una redención eterna. Sin embargo, como su muerte no debía poner fin a su sacerdocio (Hb 7,24.27), en la última Cena, "la noche en que fue entregado" (1 Co 11,23), quiso dejar a la Iglesia, su esposa amada, un sacrificio visible (como lo reclama la naturaleza humana), donde sería representado el sacrificio sangriento que iba a realizarse una única vez en la cruz cuya memoria se perpetuaría hasta el fin de los siglos (1 Co 11,23) y cuya virtud saludable se aplicaría a la redención de los pecados que cometemos cada día” (Cc. de Trento: DS 1740). (Catecismo n. 1366)