Cotija en noviembre.


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

COTIJA EN NOVIEMBRE

Cotija en noviembre tiene embrujo:

sus noches de luna llena y cercana,

los gallos al amanecer,

las campanas del reloj del campanario,

y el campo verde, tierno,

que se deja querer.

Quiero a Cotija en las cuatro estaciones

porque cuando la visito

sólo miro lo que me gusta;

quiero ver sólo el alma de este pueblo,

sus buenas gentes, sus paisajes

y las torres de la Iglesia.

Por eso quiero volver a ese pueblo.