Cosas que valen.


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

COSAS QUE VALEN

Se podría decir que he comenzado

casi todas las cosas que en la vida

valían la pena:

una lectura, un idioma, una profesión,

hasta la santidad.

Pero me parezco a esos jugadores

que comienzan ganando un partido,

por el fuego que derrochan al inicio,

pero se desinflan luego

y terminan perdiendo.

Arrumbados en el desván

han quedado mis lecturas, mis idiomas,

la profesión y la santidad...

¿No seré capaz de comenzar y continuar

por lo menos lo que cuenta para el más allá?

"