Configuración con Cristo, obra de Espiritu Santo


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Jesús se presenta a sí mismo como el camino, la verdad y la vida. Para el miembro del Movimiento es el modelo y el ejemplo que ha de seguir y reproducir en su propia vida, hasta llegar a la medida que Dios nuestro Señor tiene señalada para cada uno. Esta asimilación a la vida de Cristo es fundamentalmente obra del Espíritu Santo y no se realiza sin una ayuda permanente y eficaz de la gracia de Dios; pero, al tratarse de la acción de una creatura libre, tampoco se lleva a cabo sin el esfuerzo decidido y constante de la voluntad. De una o de otra manera se trata de "morir a sí mismo" para que sea Cristo el que viva en la vida y conducta del cristiano.