Como tu, Maria

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF
Quiero hacer algo más
que cantar y que gritar;
quiero ser la llama viva
que deslumbre y que dé vida
Quiero ser tan blanca y pura
como flor en primavera;
quiero ser tan dulce y tierna
como Tú, como Tú, María.
 
Mis ojos para mirarte,
mi voz para bendecirte,
mi vida para servirte,
mi corazón para amarte
 
Cuando todo está sereno
y el cielo está tan azul,
ya no hay, Madre mía, nada
como el sol de tu mirada,
que destruye la tristeza,
que reaviva la belleza
y que a todo el que lo mira
lo hace así, como Tú, María.
 
Como tú, como tú, María.