Cementerio de Tenancingo.


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Cementerio de tenancingo

Fuimos de noche

al cementerio de Tenancingo

el dos de noviembre.

Se veía con dificultad,

porque las veladoras junto a las tumbas

estaban agotándose.

Pero olía a perfume de muchas flores:

nardos, rosas, claveles, azucenas