Amnesia


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

La copa mundial de fútbol, Alemania 2006, se ha convertido a mi modo de ver en un moderno circo romano. Grandes equipos y espectaculares jugadores pasan de lo sublime a lo ridículo en sólo noventa minutos. Los pueblos en general tienen mala memoria en lo político, social, económico y deportivo. ¡Cuántos títulos conquistados se llevaron para sus países y clubes jugadores como los brasileños Ronaldo o Ronaldinho! Cargan a sus espaldas una larga historia de goles y victorias. Pero su pueblo sólo les permite vencer. ¡Para eso les pagan! Se olvidan del pasado porque sólo existe el presente. Y qué decir de la selección española con el bueno de Raúl a la cabeza. Delantero de corazón, goleador nato. Abucheado y criticado por los suyos como el causante de la eliminación de su selección. Por otro lado ahora el héroe es el francés Zinedine Zidane que saldrá por la puerta grande después de haber sido criticado en los primeros encuentros del mundial. Pero como el pueblo no tiene memoria, eso no importa porque sólo existe el presente. Sit transit gloria mundi, decían los latinos. (Las glorias del mundo pasan rápido) ¿No sería mejor aprender a reconocer las cualidades de cada uno?