Amar sin detenerse.


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Amar sin detenerse

El viento susurra al oído

la voz del Amado.

Las estrellas en la noche tranquila

le recuerdan que su amor es eterno

e inmenso como el firmamento.

Una hierba en la pradera canta a su modo

que tiene su dueño.

“Y estad desprendidos de todo”

El apego contamina.

El desprendimiento purifica.

Amadlo todo intensamente,

pero seguid adelante.