Amar como niños


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Amar como niños

Por sus frutos se conoce el árbol,

y por sus bondades se conoce la Bondad.

Dios es amor.

Y pensar que muchos ponen en duda

ese infinito, personal,

omnipotente amor de Dios.

Dime, Señor, cuánto me amas,

dímelo por medio de las creaturas.

Y que yo aprenda a amarte como los niños,

que no preguntan cómo ni por qué.

Solo aman.