Alcancía Eterna


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Alcancía eterna

El tiempo pasa.

El tiempo ha pasado.

¿Cuántos ahorros hay depositados

en mi alcancía?

Si hubiera vivido mejor,

los dividendos serían muy altos.

Pero he elegido un vivir

con mucha prudencia, de la mala.

Poco riesgo, poco amor,

mucha morralla que pesa y no vale.

Los billetes gordos, los que valen,

los manejan los santos.

Y yo no soy santo.