Acción de Gracias 2

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Acción de Gracias

En el atardecer de mi vida
se abrió la flor de la fe,
envuelta en la esperanza
la veo cada día crecer.
Yo , humilde vasija de barro
ante tal poderoso Rey,
sin merecer gracia alguna,
sin mérito alcancé,
la misericordia del Padre,
 y en sú amor pude ver:
caridad de caridades,
que quiero apreender:
amar, como ama el Padre,
para el pecado vencer.
Ya no me siento abatida,
mi  desesperación se fue
no soy una abandonada,
ni aniquilada seré.
Porque llevo a todas partes
los sufrimientos de El,
de Jesús, el Nazareno,
el redentor y  sumo bien.
Abunde en mí la gracia
sírvale todo mi ser,
con alegría y llena de gozo,
alabarlo es mi querer.
Para contagiar a este mundo,
y juntos agradecer,
a éste bendito Padre del Cielo.
¡Gloria, honor y poder!